martes, 12 de marzo de 2013

1ª Quiniela a los Premios Goya 2014

Hace casi un año que de manera inesperada decidí (sin saberlo) tomarme unas vacaciones. Han sido unas largas, muy largas, vacaciones. Pero, embriagado por un síndrome post-vacacional tremendo, vuelvo a la carga. Y lo hago pensando en Goya, no en el pintor, sino en los Premios. Y no en los pasados Goya, sino en los futuros. Acaba de inaugurarse el curso cinematográfico y, aunque todavía es pronto (muy pronto), vamos a empezar a hacer conjeturas sobre los posibles candidatos a los (todavía) lejanos Premios Goya 2014. Lanzamos así nuestra primera quiniela en este mes de marzo protagonizado por el estreno de lo último de uno de los habituales en las ternas goyescas: Pedro Almodóvar. Los amantes pasajeros se ha estrellado, literalmente, a nivel crítico, donde el nada disimulado ataque personal del crítico Carlos Boyero el viernes en EL PAÍS es sólo la punta del iceberg. No así en la taquilla, donde tras su primer fin de semana en salas, ha obtenido resultados estupendos (246.976 espectadores, casi dos millones de euros de recaudación, según leíamos ayer en EL PAÍS). Parece que la potente y avasalladora maquinaria publicitaria del director manchego va a dar sus frutos (monetarios), pero ¿se extenderá el "éxito" también hasta la alfombra roja de los próximos Premios Goya? ¿O, como también ha venido siendo una constante, la Academia ignorará la petardez y ligereza de la última propuesta almodovariana? Siendo como es la única película de las susceptibles a nominación estrenada comercialmente a día de esta publicación, resulta paradójico el que prácticamente ninguno de los intérpretes de su laureado casting se erija desde ya en favorito para la carrera por los cabezones, ni siquiera los ya icónicos azafatos pasajeros, que parecen apuntar maneras por sus trabajos en otras producciones.



Mejor Actor Secundario.

Es ésta una categoría difícil de diagnosticar incluso en la recta final en la carrera por un Goya, porque los académicos siempre nos han deparado sorpresas de última hora al elaborar la lista de finalistas. Depende (y mucho) de las candidaturas que ofrezcan los propios productores de las cintas a competición y, sobre todo, de las filias y fobias inherentes a los académicos. Teniendo esto en cuenta, uno de los que parten desde ya como indiscutible favorito en esta categoría es el publicitado trabajo de colaboración desempeñado por el internacional Javier Bardem en Alacrán enamorado, de Santiago Zannou, sobre la novela de su hermano Carlos Bardem, también presente en el reparto de la película. A su favor cuenta, en primera instancia, con su más que contrastado saber hacer, además en uno de esos personajes ingratos -un ideólogo neonazi- que tan buenos resultados le han venido dando últimamente (recordemos su Oscar por No es país para viejos, de los hermanos Coen, o su más reciente villano en la última entrega de la saga Bond) y, por si esto fuera poco, posee el beneplácito indiscutible de la Academia, que siempre que puede le nomina e, incluso, le premia (es el intérprete con más Goyas en su haber, cuatro interpretativos). En su contra, sólo la selectiva memoria de los votantes y es que la película tiene previsto su estreno el próximo 12 de abril, una fecha en exceso distanciada del anuncio de las candidaturas.

Dos de los azafatos almodovarianos podrían colarse también en esta categoría, pero antes por otros títulos que por Los amantes pasajeros. Raúl Arévalo cuenta con el aval de un nuevo papel bastante lucido en la que promete ser la comedia española del año: La gran familia española. Tiene a su favor el volver a estar dirigido por el director que más y mejor partido ha sabido sacarle a la indiscutible vis cómica del actor, Daniel Sánchez Arévalo, realizador que aparte de contarle entre sus actores fetiches, le ha proporcionado dos de las cuatro nominaciones que acumula ya la estrella, una de ellas materializada en Goya al mejor secundario por Gordos. En su contra tendrá mucho que ver la incertidumbre sobre qué otros miembros del reparto de la misma película son también considerados para la misma categoría por los productores de la cinta. Algo similar es lo que hace partir con desventaja el trabajo de Carlos Areces en la nueva y esperada cinta de Álex de la Iglesia, Las brujas de Zugarramurdi, donde el recién estrenado 'chico Almodóvar' se verá las caras en el reparto con intérpretes de constatado calibre cómico: Secún de la Rosa, Pepón Nieto o el siempre genial y estupendo, habitual en el cine del director bilbaíno y más de una vez injustamente olvidado en los Goya, Enrique Villén. Todos ellos inician esta peculiar carrera por una nominación al Goya con la ventaja de participar en el que está llamado a ser uno títulos más destacados del cine español en el presente año, más que posible bombazo en taquilla. Su estreno en septiembre, al igual que el de La gran familia española, predisponen a ambas cintas como las favoritas a representar a la cinematografía patria en el próximo Festival de San Sebastián, donde de arañar algún premio importante, encabezarían la lista de favoritos a los próximos Premios Goya.


Otro habitual en los Goya es el cine de Gracia Querejeta, que en junio presentará 15 años y un día, en la que recupera en un papel importante al gran Fernando Valverde. El estreno veraniego de la cinta juega en contra de las posibilidades del intérprete de cara a una posible nominación, pero el buen hacer de la directora con los actores, sumado al inmenso oficio de 'el comisario', y unido al perfil del personaje que interpreta (un abuelo exmilitar retirado que ejercerá de preceptor para encauzar a su conflictivo nieto adolescente) nos predisponen a valorar seriamente las posibilidades de Valverde en esta categoría donde ya ganó el único Goya que posee (por Sombras en una batalla, de Mario Camus) en la única vez que ha sido finalista.

Menos posibilidades de resultar nominado tiene el anterior ganador del Goya protagonista, Jose Coronado, a pesar de que su rol casi protagonista en Los últimos días, de Álex y David Pastor, promete una interpretación de altura, por lo que se desprende de las primeras imágenes que han trascendido de la cinta. Su prematuro estreno (llega a las salas el próximo 27 de marzo) y el género en el que se inscribe la película -ciencia-ficción- suponen grandes obstáculos para las opciones de Coronado. Recordemos que una magnífica muestra reciente de este género como fue 3 días (2008), de F. Javier Gutiérrez, estrenada en el primer cuatrimestre del año y avalada por su triunfo en el Festival de Málaga, sólo logró colarse en una categoría técnica en los Goya (mejor sonido), siendo injustamente olvidados los brillantes trabajos interpretativos de su trío protagonista (Víctor Clavijo, Eduard Fernández y Mariana Cordero). Sólo una respuesta masiva del público en taquilla asegurará que los académicos la recuerden a la hora de votar dentro de unos más que largos nueve meses.

Mejor Actriz Secundaria.


No sé qué pasa últimamente pero en las últimas ediciones esta categoría no me ha llegado a convencer del todo. Siempre he acabado teniendo la impresión de que algunos de los trabajos finalistas no resultaban del todo merecedores de tal honor y que, por el contrario, otros mucho mejores, más acabados y mejor elaborados, muchas de las veces debidos a actrices casi desconocidas por el gran público, eran impunemente ignorados. Por lo que tiene previsto su estreno este año en las salas, deduzco que en la próxima edición pasará lo mismo que todos los años y es que el grueso de los repartos está compuesto mayoritariamente por hombres y sólo unas pocas actrices van a poder permitirse el lujo de destacar en sus producciones dentro de un rol secundario. Quizás quien más fácil lo tenga sea la gran Terele Pávez, a la que De la Iglesia ha vuelto a ofrecer uno de esos personajes oscuros y desagradables que ella borda espeluznantemente. Su participación en Las brujas de Zugarramurdi promete ser un despliegue de mala uva por parte de la actriz, similar al que ya la resucitó para el gran público en La comunidad (2000). Sólo el más que improbable descalabro en taquilla de la película podría impedir que la Pávez concurse (e incluso gane, en la que sería su quinta nominación) en la final por el Goya. A su favor lo tiene prácticamente todo, desde que es más que seguro que sea su trabajo uno de los platos fuertes de la cinta hasta que la Academia, literal y llanamente, le debe el Goya desde el mismo momento en que la convirtió en la gran olvidada en la edición de 1996 al no incluirla en la lucha a la mejor protagonista por su inolvidable encarnación de La Celestina, de Gerardo Vera.

Pinta bastante bien el trabajo de la guapísima Judith Diakhate en Alacrán enamorado, a tenor del tráiler que ha llegado ya a las salas. Estamos hablando de una actriz poco conocida para el gran público pero bastante completa y preparada, aunque de corta trayectoria profesional y que ya destacó enormemente en su debut cinematográfico La noche de los girasoles (2006), de Jorge Sánchez Cabezudo, por la que bien podría haber ganado una más que merecida nominación al Goya en la categoría revelación. No fue así y los productores de Alacrán enamorado podrían valorarla en esta categoría, asegurándose de paso una más que probable candidatura. De todos modos, el pase por las salas de la película en este primer cuatrimestre del año sigue siendo una barrera difícil de superar.

Lo mismo juega en contra de Lola Dueñas, quizás la única integrante del reparto de Los amantes pasajeros que posee ciertas posibilidades de colarse en las nominaciones y se las debe al excelente partido cómico que el director manchego sabe extraerle a la intérprete catalana, ahora en un papel de pitonisa algo trastornada que la actriz parece bordar. Tiene a su favor el cariño ampliamente demostrado que le profesan en la profesión y que le ha dado ya dos (merecidos) Goyas a la mejor actriz protagonista. 


Prácticamente ninguna posibilidad de llegar a la final tiene la veterana y espléndida Julieta Serrano, que este año estrena La última isla, de Dácil Pérez de Guzmán, un cuento infantil en el que la Serrano parece sobresalir en un papel un tanto misterioso y con tintes marcadamente mágicos. La película llegará a las salas el próximo mes de mayo, después de haber visto retrasado su estreno unas cuantas veces (lo cual indica que podría retrasarse aún más) y no parece que vaya a despertar demasiado entusiasmo en las taquillas, lo que la condena (y con ella también a Julieta Serrano) a un más que previsible olvido académico. Ojalá no fuese así, sobre todo en lo que respecta a la actriz, que hace ya bastante tiempo debía haber ganado un merecido Goya.

Mejor Actor.


Esta categoría tiene desde ya un absoluto favorito y muy mal se tendría que poner las cosas para que Javier Cámara no optara a su sexto Goya por Ayer no termina nunca, la esperadísima pieza intimista de Isabel Coixet. Las críticas a su trabajo tras la presentación de la película en el pasado Festival de Berlín no han podido ser más esclarecedoras: Cámara directamente lo borda. El problema es que la película llega a las salas excesivamente pronto (en abril) y hasta diciembre podrían crecer los favoritos en esta categoría. A su favor, aparte del publicitado tour de force del intérprete, cuenta con la estima de la Academia, que incluso llegó a nominarle por aquella comedia intrascendente que fue Fuera de carta (2008), de Nacho G. Velilla y la sensación que sobrevuela ya sobre su figura de que 'le deben el Goya'. 

Gana puntos también, sobre todo después de ver el tráiler de la cinta, el trabajo protagonista del joven y atractivo Álex González en Alacrán enamorado, película que parece erigirse en la gran prueba de fuego del intérprete para su definitivo acceso a personajes con verdadera enjundia. Todo apunta a que González cumplirá con creces con las expectativas, pero tiene en su contra el que, a simple vista, su personaje guarda demasiadas concomitancias con el que ya le llevó a ser candidato en la categoría revelación (en Segundo asalto, de Daniel Cebrián) y esto puede hacer pensar a los académicos en cierto 'encasillamiento', a lo que ayuda poco (digámoslo sin rodeos) su físico: ¿demasiado guapo quizás para ser considerado también un buen actor?

Este pensamiento es el que parece justificar el que Quim Gutiérrez, otro joven actor de comprobada solvencia y físico imponente, no haya vuelto a ser nominado después de haber ganado el Goya revelación en 2006 por Azuloscurocasinegro. Este año cuenta con el beneplácito de volver a ser dirigido por el director que más provecho ha sabido sacarle, pero ni ser dirigido por Sánchez Arévalo ni ser uno de los protagonistas de uno de los títulos del año, La gran familia española, son garantías de nominación cuando se es guapo. Y menos cuando junto a ti, en la misma película, trabaja Antonio de la Torre, que es menos guapo y mucho más querido por los académicos. Como prueba su doble nominación en la pasada edición de los Premios Goya como protagonista por Grupo 7, de Alberto Rodríguez, y como secundario por Invasor, de Daniel Calparsoro. De la Torre tiene también a su favor el brillante despliegue cómico/dramático que efectúa siempre a las órdenes de Sánchez Arévalo y que en La gran familia española promete ser realmente inolvidable. 


El ser guapos es quizás la gran traba que poseen Hugo Silva y Mario Casas respecto a su posible nominación por Las brujas de Zugarramurdi. El primer tráiler de la cinta constata lo bien que le va a sentar al primero ser dirigido por De la Iglesia y estar inmerso en una cinta tan cargada de acción. Aunque este género no sea de los predilectos por los académicos para otorgar sus nominaciones. Respecto a Casas, ya comprobamos que ni protagonizando uno de los mejores títulos del año pasado, Grupo 7, la Academia le valorara positivamente (su compañero en la cabeza del cartel se llevó la nominación, claro que hablamos de Antonio de la Torre). Sin embargo, ambos tienen a su favor el que De la Iglesia ha logrado con descarada desfachatez (en el buen sentido) que trabajos a priori tan poco 'nominables' en sus películas hayan luchado por un Goya. ¿Ejemplos? Santiago Segura, Goya revelación por El día de la bestia (1995), Guillermo Toledo, nominado al mejor protagonista por Crimen ferpecto (2004), Carolina Bang, nominada a la mejor actriz revelación por Balada triste de trompeta (2010), Terele Pávez, candidata en la categoría secundaria por Balada triste de trompeta (2010) en lo que más que una actuación era un cameo o José Mota, nominado al mejor actor revelación por La chispa de la vida (2011). Así que, que ni Hugo Silva ni Mario Casas pierdan la esperanza. 


Mejor Actriz.


La próxima película de Isabel Coixet no sólo nos proporciona a un favorito al mejor actor protagonista, también nos ofrece a la que es la gran favorita a la mejor actriz protagonista: la inesperada y más reciente ganadora del Goya a la mejor secundaria, Candela Peña. Los mismos elogios que ha recibido Cámara por Ayer no termina nunca, han recaído también en el trabajo de la actriz, que incluso manifestó públicamente su deseo de ser nominada el año que viene por esta película nada más acabar de ganar el Goya de este año. ¿Para qué vamos a ser modestos si sabemos que hemos hecho un trabajo de puta madre? Pues eso. Que nosotros también nos alegramos un montón que la vuelta a la actividad laboral de esta, por otro lado estupenda, actriz se fragüe con una más que merecida recolecta de premios. A ver si es verdad que el trabajar para Coixet, aún estrenando tan pronto, garantiza ser finalista al Goya.

Por supuesto, no podía faltar en esta lista la 'eterna' nominada. Maribel Verdú podría superar a Victoria Abril este año y sumar su décima nominación al Goya gracias a su esperado reencuentro con Gracia Querejeta, la directora responsable de su primer Goya a la mejor actriz por Siete mesas de billar francés (2007). El protagonismo de la Verdú en 15 años y un día promete el regreso de la actriz a ese tipo de personajes intimistas y delicados, supervivientes a pesar de su fragilidad, que tan bien sabe sacar adelante el talento innato de la actriz (La buena estrella, El laberinto del fauno, la mencionada Siete mesas...). Juega en su contra el estreno veraniego previsto para la película, pero no nos olvidemos que estamos hablando de un trabajo de Maribel Verdú, última ganadora del Goya a la mejor actriz, y esto, por sí solo, ya es garantía de nominación.

Una de las jóvenes actrices que más futuro parecen tener dentro de la producción nacional (a lo que ayuda el sumar ya tres nominaciones al Goya) también se alza como una de las favoritas en la carrera. Hablamos de Verónica Echegui, que parece incorporar un papel importante dentro del reparto coral de La gran familia española. El previsible éxito de la cinta en taquilla es una de las bazas que aporta posibilidades a la candidatura de Echegui, aunque todo dependa finalmente de la categoría en la que decidan proponerla los productores de la cinta. Ya sea como principal o como secundaria, Echegui parte con bastantes puntos a su favor.

Publicitado como un trabajo de colaboración o secundario, lo cierto es que el reencuentro de Carmen Maura con el cine de Álex de la Iglesia podría entorpecer las posibilidades de nominación (y más que seguro Goya) de Terele Pávez, por lo que los productores de Las brujas de Zugarramurdi deberían proponer a la estrella en la categoría principal, donde la actriz no tendría prácticamente obstáculos de lograr una nominación: son tantas las ganas que hay ya por verla en la piel de esa malvada bruja que es imposible no hablar de Carmen Maura como una de las favoritas al Goya del año que viene.

Otro regreso importante al universo Goya podría ser el de Ariadna Gil, que presentará en la Sección Oficial a concurso del Festival de Málaga su protagonismo en la co-producción con Argentina Sola contigo, de Alberto Lecchi, un drama acerca de una exitosa mujer con tortuoso pasado amenazada telefónicamente de muerte y que promete otro admirable tour de force por parte de una de nuestras más sólidas y eficaces estrellas. La acogida que la cinta reciba en Málaga supondrá la gran prueba de fuego en lo que atañe a las posibilidades de la actriz de cara a los lejanos Premios Goya, aunque de ser positiva, tampoco serviría de garantía de éxito, pues su carrera comercial no promete (a primera vista) despertar un gran interés.


Hasta aquí esta primera quiniela del año sobre los próximos Premios Goya 2014, teniendo únicamente en cuenta aquéllos títulos cuya fecha de estreno parece estar ya confirmada. La próxima quiniela vendrá marcada tras sopesar la situación de la cinematografía patria en la ya muy cercana 16º edición del Festival de Málaga. Cine Español, cuyo palmarés nos ofrecerá (¡qué duda cabe!) nuevos y suculentos pronósticos de cara a posibles futuros nominados. Para entonces, muchos de los ahora pronosticados podrían caerse de la lista, pues cintas como Alacrán enamorado o Los últimos días habrán iniciado ya su recorrido comercial por las salas españolas y podremos valorar los trabajos interpretativos contenidos en ellas con toda justicia.

Reacciones:

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Qué bueno tu regreso! Qué ganas de ver tantas pelis! Joseangel

Anónimo dijo...

Creo que puedes incluir a Aura Garrido por Stockholm....=)

Juanma Martín dijo...

Yo creo que también... además de a algunos otr@s...

Anónimo dijo...

La única candidata fija es, a día de hoy, Candela Peña, todo depende de lo que se presente de cara a San Sebastian y más adelante de esas fechas.

Maribel Verdú creo que si participa en principal tiene menos opciones, muchos críticos en sus quinielas de Málaga la ponían en reparto, además Verdú puede tener cierto desgaste tras muchas nominaciones seguidas, el Goya del año pasado y un película coral bien interpretada y de estreno temprano en fechas, pero a diferencia de la de Coixet, Maribel no es "lo mejor" o lo más destacable de la película, porque comparte piropos con el chaval y Tito Valverde, cosa que si ocurre con Peña, y creo que el efecto "es lo mejor de la peli" a Candela le favorece.

Mi quiniela inicial sería:
-Candela Peña (Ayer no termina nunca)
-Maribel Verdú (15 años y un día)
-Marta Etura (Presentimientos)
-Nora Navas (El Desconcierto)
-Belén Rueda (Séptimo o Ismael)
-Inma Cuesta (3 bodas de más)
-Verónica Echegui (La gran familia española)


Saludos

Àlex

Anónimo dijo...

Como ya sabemos, aún es pronto, pero parece ser que se avecinan proyectos bastantes interesantes, como "el niño" de Daniel Monzón, un thriller con Luis Tosar; "Guernica 7,33" en la que Antonio Banderas hace del otro manchego más universal: Pablo Picasso, o "Todas las mujeres" y "Diamantes negros" que han tenido muy buenas críticas en el reciente festival de Málaga. Sin olvidar la terrorífica "Mamá" que puede deparar alguna sorpresa, como la nominación de Jessica Chainstain como actriz protagonista. Otro título importante es una comedia negra que puede sacar a Isaki Lacuesta del terreno de cine sólo reivindicado por la crítica, como es "Murieron por encima de sus posibilidades" que puede dar una gran sorpresa debido a la vigencia de su argumento, o "REC 4, Apocalípsis" que podría ser muy premiada como homenaje a toda la saga.
Diciendo esto, ahí van unas nominaciones:

PELÍCULA Y DIRECTOR

Murieron por encima de sus posibilidades. (Isaki lacuesta)
El niño(Daniel Monzón)
REC 4, Apocalípsis. (Jaume Balagueró)
Quince años y un día (Gracia Querejeta)

Alternativa: Ayer no termina nunca (Isabel Coixet)

ACTOR PROTAGONISTA

Antonio Banderas (Guernica 7,33)
Luis Tosar (El niño)
Eduard Fernández (Todas las mujeres)
Mario Casas (La mula)

Alternativa: Javier Cámara (Ayer no termina nunca)

ACTRIZ PROTAGONISTA

Candela Peña (Ayer no termina nunca)
Aura Garrido (Stockholm)
Verónica Echegui (La gran familia española)
Nora Navas (El desconcierto)

Alternativa: Jessica Chainstain (Mamá)

ACTOR DE REPARTO

Tito Valverde (Quince años y un día)
Josep María Pou (Murieron por encima de sus posibilidades)
Carlos Areces (Los amantes pasajeros)
Sergi López (El niño)

Alternativa: Enrique Villén (Las brujas de Zugarramurdi)

ACTRIZ DE REPARTO

Terele Pávez (Las brujas de Zugarramurdi)
Ángela Molina (Memoria de mis putas tristes)
Lola Dueñas (Los amantes pasajeros)
Manuela Velasco (REC 4. Apocalípsis)

Alternativa: Carmen Maura (Las brujas de Zugarramurdi)

ACTOR REVELACION

Francesco Carrill (Los ilusos)
Aarón Piper (Quince años y un día)
Hamidou Samake (Diamantes negros)
Javier López (Casting)

Alternativa: Javier Pereira (Stockholm)

ACTRIZ REVELACIÓN

Judith Diakate (Alacrán enamorado)
Esther Rivas (Casting)
Marta Larralde (Todas las mujeres)
Belén López (Quince años y un día)

Esto no es más que una pequeña aproximación. Ya me diréis qué os parece. Un saludo.

Israel.


Ana Montes dijo...

Me gustan David Trueba y Javier Camara, Alex de la Iglesia y sus locuras.
Las actrices me gustan todas, sois maravillosas!!
Y como docu el del maestro Arnold Taraborrelli, todo un amor por el arte escenico.